Noticias de Juarez- Lomas de Poleo

sites/default/files/Lomas-del-poleo.jpg

A unos días de la conmemoración del aniversario de la Revolución Mexicana, me viene la nostalgia, el saber que a pesar de la vida entregada por mucha gente hace 100 años, hoy parece que se olvido el objetivo principal. Sí, éste que decía que “la tierra debe ser para quien la trabaja”, principio con el que se pensaba, terminaría el latifundismo,  pero gran desilusión, eso no ha servido de mucho, seguramente hoy, las familias de Granjas Lomas del Poleo estarían de acuerdo conmigo.  Leer mas

¿Recuerda usted amigo lector que prometí ampliar este tema?, pues ahí va el cumplimiento de dicha promesa.

Granjas Lomas de Poleo, es una comunidad donde durante 30 años, 250 familias soportaron las inclemencias del clima de esta ciudad, todo con tal de poseer un terreno de dos hectáreas, donde tener sus pequeñas granjas para la crianza de animales y sembrar algunas hortalizas que pudieran sobrevivir en ese infernal desierto, una porción del más marginado y olvidado espacio urbano. Un lugar donde hace apenas unos cuando años la tierra no valía nada para nadie, excepto para sus habitantes, pero ahora que por ahí pasará el periférico “Camino Real”, valdrán como oro molido en muy poco tiempo.

Ahora, resulta que uno de los hombres mas ricos del estado de Chihuahua, y dueño de una buena parte de Ciudad Juárez,  (Pedro Zaragoza) “descubrió” que su padre, habia comprado unas tierras en 1963, justo donde se localiza Lomas del Poleo (compra que aún no ha sido comprobada).

Cabe decir que la familia Zaragoza siempre ha contado con el apoyo de los tres niveles de gobierno, más no así los colonos. Esas familias de escasos recursos son las que ocuparon en su momento 245 hectáreas, las cuales, a su vez están ubicadas dentro de un polígono de 25 mil hectáreas que fueron declaradas propiedad de la nación en 1975.  

En fin, para no abrumarles tanto con cifras y cuestiones legales, que además no son mi especialidad, mejor les platico que desde hace algunos años, los habitantes de Lomas llevan un litigo para que les sea reconocido su derecho a la tenencia de la tierra en la que han vivido una buena parte de su vida, un litigio tan desigual, que como era de esperarse, lo va perdiendo la mayoría, es decir, la gente pobre, olvidada de un gobierno, que además, se encuentra de parte de los de los actuales latifundistas. Los humildes habitantes de Lomas, ahora también tienen que soportar vivir en un verdadero campo de concentración en pleno siglo XXI, porque los Zaragoza, respaldados por la autoridad del Estado, se han apoderado de los terrenos, cercándolos con alambres de púas, perros, maquinaria pesada o “buldozers”, guardias armados con órdenes para matar de ser “necesario”… y créame, cumplen estas órdenes al pie de la letra, pues ya lo han demostrado al asesinar a golpes a uno de los habitantes de esa comunidad, quien intervino para evitar que despojaran de su propiedad a uno de sus vecinos. Otro caso de la brutalidad de estos guardianes de los poderosos empresarios juarenses, es el atentado que sufrió otra de las familias de Lomas, en el que perdieron la vida dos niños, al ser incendiada la casa donde se encontraban.

Desde que fue cercada la colonia, las cosas han ido de mal en peor, muy al principio los niños podían entrar y salir para asistir a la escuela sin muchos problemas, y permitían que entraran los camiones a surtir las tienditas de abarrotes, pero poco a poco se restringía la entrada, después nada podía introducirse a la colonia, ni siquiera alimentos para los animales, los cuales fueron muriendo de hambre y en el mejor de los casos sacrificados para alimentar a las familias,  ya nada podía ingresar a la colonia, ni las pipas del agua, camiones del gas, ni las personas amigas o familiares de los habitantes de esa colonia. 

Así que las familias se quedaron aisladas, o tal vez deba decir encerradas, sin tener con que cocinar y sin electricidad, a pesar de que habían pagado la postería, la cual fue retirada por órdenes de los Zaragoza, quienes contaron con apoyo de la policía estatal y municipal para lograr su fin. También derribaron la iglesia, y un kínder que habían quedado dentro del cerco, además de una gran cantidad de casas de la gente que al salir para consultar a un médico, comprar su despensa, o cualquier diligencia necesaria fuera del cerco de la colonia, al regresar se encontraban que  sus casas habían sido derribadas, el patrimonio que con muchos años de esfuerzo habían construido, lo perdieron en unas horas y hasta en minutos, ha sido mucha la gente que no ha podido soportar vivir así, si es que a esto se le puede llamar vivir, pues actualmente, sólo quedan unas cuantas familias en Lomas del Poleo.  Podría decir, que parece que todo está olvidado, a no ser, por las aproximadamente 20 ó menos, familias que han resistido, que se niegan a salir en tanto no haya una resolución legal, y de otras personas que aún tenemos un poco de memoria para recordar hechos tan desagradables que se viven en esta ciudad, considerada muy propiamente, el laboratorio del neoliberalismo.