Noticias de Juárez- Ni Una Más!

sites/default/files/maricela-escobedo.jpgSeguramente usted amigo lector, al ver el titulo de este sentido documento se ubicó automáticamente en Ciudad Juárez, si no fue así es porque no conoce una de las mas tristes historias de la humanidad. Me refiero a los feminicidios de esta ciudad, mismos que se han hecho tan conocidos a nivel internacional. ¡NI UNA MAS!, es la frase de lucha de las familias de esos centenares de mujeres que han sido asesinadas brutalmente desde 1993, también lo es, de las y los activistas de diversas partes del mundo que se han sumado, no sólo para denunciar lo que esta pasando, sino también como una exigencia de justicia para estas mujeres y sus familias.

Apenas, unos meses atrás, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, dictó una sentencia en contra del Estado Mexicano, en la que se le obliga, entre otras cosas, a reparar el daño de por al menos 3 victimas, mismas sus cuerpos fueron localizadas en noviembre del 2001 en un campo algodonero de esta ciudad, además deberan llevar a cabo las acciones necesarias para prevenir que se sigan perpetrando estos crímenes. Desafortunadamente a pesar de la lucha constante de mucha gente tanto local, nacional e internacional, no se he podido lograr que el Estado cumpla con la parte que le toca, muy por el contrario apoyan a los criminales y les dejan en libertad de seguir asesinando con toda la impunidad. Esto quedó de manifiesto apenas este 16 de diciembre, día que habremos de recordar por mucho tiempo, ya que fue asesinada la Sra. Marisela Escobedo Ortiz.  Leer más


Esta mujer que se mantuvo firme para exigir justicia por el asesinato de su hija Rubí Marisol Frayre Escobedo, cometido a finales del 2008, crimen por el cual el responsable fue exonerado en abril de este año, aunque cabe aclarar que después de apelar el fallo se logro que se le dictara sentencia la cual fue de 50 años de prisión.

Marisela termino sus días, con un disparo en la cabeza, mismo que habría de terminar con su plantón que habia iniciado nueve días atrás, afuera del palacio de Gobierno en la ciudad de Chihuahua, de donde dijo, no se movería hasta que las autoridades reaprehendieran al asesino de su hija.

Se refería a Sergio Barraza Bocanegra, hombre que fuera primero la pareja sentimental de su hija y después su verdugo.
Marisela, consternada porque el primer fallo permitió que Sergio pudiera desaparecer libremente, desde entonces inició con una serie de protestas para exigir la reaprehensión de su yerno, lo que provocó que fuera amenazada de muerte por él y sus familiares.

Todo fue siempre un calvario para Marisela, desde el principio, con la desaparición de Rubí, segundo, cuando en la Subprocuraduría no le quisieron tomar la denuncia por la desaparición de su hija, tercero, cuando la Fiscalía General del Estado, no aplicó el “Código Ámbar”, el cual se debe activar cuando hay una mujer desaparecida, según convenios internacionales, firmados por el Estado Mexicano, cuarto, durante el primer juicio, cuando fueron desechadas múltiples evidencias y testimonios que inculpaban a Sergio, además de su propia  declaratoria de culpabilidad, y aún así lo exoneraron, aunque como mencione antes, en un segundo juicio fue sentenciado.

Éste que les menciono, es sólo uno de los casos, pero hay otras madres que a pesar del tiempo siguen su propia lucha, unas por encontrar a sus hijas desaparecidas, como es el caso de Doña Evangelina Arce, mama de Silvia Arce desaparecida desde ya mas de 12 años, ella al igual que Marisela, se ha dedicado a buscar las evidencias sobre el paradero de su hija, y también ha sido amenazada en su persona.  No me alcanzarían las horas de lo que falta del día, para recordar todos los nombres de madres principalmente, padres, hermanas, hermanos, hijas, hijos, etc. que viven buscando la paz, que sólo encontraran cuando se les haga justicia a sus, a nuestras mujeres.

Hoy este mensaje, esta escrito con muchas lagrimas en los ojos, va por Marisela, por Rubí, Dona Eva, por Silvia, por todas las mujeres que están desaparecidas, por todas las que han sido asesinadas, por mis hijas, por mi y por todas las que vivimos, la ciudad mas violenta del mundo, por las que seguiremos gritando desde lo mas profundo de nuestros corazones.

¡ALTO A LA IMPUNIDAD NI UNA MUJER ASESINADA MÁS!

¡NI UNA MÁS! ¡NI UNA MÁS! ¡NI UNA MÁS! ¡NI UNA MÁS! ¡NI UNA MÁS!